FENOLOGÍA Y ETAPAS DE DESARROLLO

 

La inducción y la diferenciación floral ocurren entre medianos y fines de verano (Enero-Febrero) en las yemas de los brotes de la temporada y en dardos de hasta 3 años. El damasco es un frutal auto fértil,  y sus flores solitarias se forman solo en yemas laterales.

Las flores del damasco abren muy temprano (Agosto a Septiembre), por lo que existe un considerable riesgo de daño por frío. Este frutal es medianamente resistente a las heladas, siendo en todo caso su etapa más susceptible la del fruto pequeño, en que la temperatura crítica es de -2ºC.

 

Fig.  Principales estados fenológicos del damasco (CIREN-CORFO, 1989)

Principales estados fenologicos

 

 

El ciclo vegetvo del damasco es de 190 a 220 días, según clima y variedad. Su temperatura mínima de crecimiento es de 8ºC y el rango óptimo de crecimiento es de 18º a 24º C. Su temperatura límite de crecimiento es de 40ºC. La suma de temperaturas entre yema hinchada y cosecha es de 550 a 950 días/grado. En cuanto a respuesta al fotoperiodo, es una planta de día neutro. El requerimiento de frío para romper el reposo de las yemas del damasco es de 600 a 900 horas bajo 7ºC

 

Fig.  Árbol de damasco en flor

Damasco en flor

 

Se ha sostenido por mucho tiempo que el damasco es uno de los frutales más propensos  a presentar añerismo, es decir que a un año de alta producción sigue otro de baja carga frutal. Ahora bien, esta situación obedece más que nada a dos factores. El primero es el raleo de frutos, que al no ser efectuado o ser muy suave afecta la producción siguiente. El segundo factor se refiere al manejo de la época de inducción y diferenciación, como en este periodo ya se ha cosechado la fruta, muchos productores dejan el huerto sin suficiente riego, control de malezas, plagas, etc. lo que determina una pobre inducción frutal y un agotamiento para la siguiente temporada.

 

Madera damasco
Fig. La madera vigorosa y joven produce muchas y grandes frutas. La parte de la rama que tiene pocas hojas corresponde al sector de tres años. AL empezar la inhibición disminuye la productividad. (W. Feucht - Fisiología de la madera frutal).

 

 

Ramas damasco
Fig. Las dos últimas ramas  de la derecha que producen muchas yemas floreales y vegetativas, son de un año. Las dos siguientes son ramas de dos y tres años con muchas flores. Por último, a la izquierda ramas de cuatro y cinco años cuyos dardos empiezan a morir. (W. Feucht - Fisiología de la madera frutal).

 

El damasco florece y fructifica predominantemente en ramillas largas de la temporada anterior y en dardos de 1 a 3 años.  La madera débil de este frutal no produce brotes  en la siguiente temporada, de manera que no florece ni cuaja. Sólo los brotes largos y vigorosos son capaces de conservar su fertilidad por varios años. Es indispensable renovar constantemente los brotes, ya que la madera vieja posee una fertilidad restringida. Estos brotes nacen desde la porción de 2 años de las ramas y originan dardos frutales (ramillas muy comprimidas) que producen por 2 años o más.

La poda del damasco consiste básicamente en lo siguiente:

 

 

Ramas damasco
Fig. Abajo: Rama débil de damasco con yemas laterales muertas, sólo la yema Terminal ha alcanzado a brotar y fructificar. Arriba: Ramas más fuertes que siguen con su actividad con respecto a las yemas laterales. (W. Feucht - Fisiología de la madera frutal).

 

 

Crecimiento damasco
Fig. Un crecimiento débil de la rama madre conduce a un crecimiento débil de los dardos laterales: por otro lado un desarrollo vigoroso se traslado al crecimiento lateral. (W. Feucht - Fisiología de la madera frutal).

 

 

 

 

©2007 Rodrigo Jiménez C.